martes, 3 de mayo de 2016

¿Armaduras sin worbla? ¡Es posible!


¿Harto de gastarte el dinero en materiales carísimos? ¿Cansado de ver cómo tus intentos de armadura se doblan o se rompen nada más ponértelos? ¿Ansías verte a ti mismo dentro de una deslumbrante armadura y con el bolsillo lleno? ¡Pues es posible!

Puede que esto te suene a anuncio de teletienda, pero lejos de querer que te gastes el dinero lo que pretendemos en este post ¡es que te lo ahorres! Muchos son los tutoriales sobre este tema, pero muchas veces no se aprecia bien la complejidad de estos sistemas. ¡Pues es de lo que vamos a hablar hoy! En mi experiencia como cosplayer he hecho armaduras (e intentos de armaduras) de diversas formas, y más o menos he presenciado desde excelentes resultados hasta meteduras de pata catastróficas, así que aquí lo que pretendo es compartir esta experiencia, poner una serie de pros y contras y advertir sobre algunos puntos.


¡Al turrón!


Lo primero que debemos hacer a la hora de hacer una armadura es elegir el material del que lo vayamos a hacer y localizar el lugar donde vamos a comprarlo.
En mi caso no voy a hablar de un material cualquiera, sino de uno que todos conocéis muy bien, EL material, la socorrida y maravillosa GOMA EVA.

¿Qué hay más barato y fácil de encontrar que la goma eva? Si alguien tiene respuesta a esta pregunta que hable, porque yo no conozco un material más económico y agradecido a la hora de hacer armaduras. Absolutamente todas mis armaduras se han basado en la goma eva, pero ¡OJOCUIDAO! no nos vale cualquier goma eva. No, señores, esa goma eva disponible en todos los colores en el chino de nuestro barrio no nos vale (y lo sé por experiencia propia), ya que, sí, es muy fácil de modelar, queda muy bonita cuando acabas de terminarla, pero no durará ni tres segundos sin que se doble y se descascarille la pintura porque has necesitado agacharte para coger las cosas que dejaste en el suelo porque te habían pedido una foto. Así pues, si quieres salir del paso para hacerte un cosplay fácil, rápido y barato sin esperanzas ni necesidad moral de que te dure y se mantenga en buen estado... ¡adelante! Pero si eres como yo, que después de todo el curro de cuadrar las piezas te fastidia que se te doble vas a tener que buscar un poco más hasta dar con LA GOMA EVA PERFECTA. Lo ideal, según he visto en amigos cosplayers y distintos vídeos de YouTube, es la goma eva tipo tatami (sí, esa con forma de puzzle que se pone en el suelo) que puede tener de medio a un centímetro de grosor -más o menos-  que parece gritar "Llévame a las convenciones que quieras, da abrazos gratis a todo el mundo, ponte debajo de una lluvia de martillos, ¡soy indestructible!". Desgraciadamente esta goma eva es, según mi punto de vista, cara, además de que es más difícil de encontrar y estaríamos ampliando nuestro grosor al menos 4 cm (entre el espacio para respirar y el ancho de la goma eva), que no está mal cuando solo es una pieza de hombro, de pecho o de piernas, pero cuando tienes que llevar una armadura por la cintura o las caderas puede resultar poco favorecedor. Otra opción es la goma eva de esterillas de yoga, que no es ni muy fina ni muy gorda, sin embargo necesitará más trabajo que la goma eva tipo tatami.

Una vez elegido el material debemos hacer los patrones.

Estos, en goma eva, se hacen de forma similar que en la tela: deben hacerse curvas hacia dentro donde queremos que la goma eva tenga una curva hacia dentro y curvas hacia afuera donde queremos que la goma eva vaya hacia afuera, calculando siempre cómo de pronunciadas deben ser dichas curvas (se pueden ver patrones de armaduras por internet, y si no puede tomarse de referencia los patrones de ropa). Estos patrones deberán tener en cuenta, además de la forma y dimensiones de nuestro cuerpo, el espacio que necesitaremos para ponernos y quitarnos la armadura con facilidad el espacio que necesitaremos para poder movernos y respirar de forma más o menos cómoda (lo dicho, en las convenciones uno se agacha, se sienta... y si no tenemos esto en cuenta podríamos romper la armadura o, si no, experimentar ciertas ganas de prenderle fuego) y por último pero no por ello menos importante... el grosor de la goma eva.
Porque está claro que no es lo mismo utilizar goma eva fina (que prácticamente puede usarse un patrón de tela), goma eva de esterilla (que, además de necesitar patrones más grandes, también requiere que se tallen un poco los bordes para que se note menos el cambio de una pieza de goma eva a otra) que goma eva tipo tatami (que necesita también que se talle y patrones mucho más grandes).

Una vez hechos los patrones debemos probárnoslos primero en papel, NO lo hagáis directamente en la goma eva, porque al probarlo podríais descibrir que necesita modificaciones, y os ahorraréis mucho más dinero si hacéis estas en papel antes de poneros con la goma eva.

Bien, ya tenemos la goma eva y los patrones... ¡Hora de recortar! Desde mi experiencia, según el tipo de goma eva ha habido formas de recortar que me han resultado más sencillas que otras. Por lo general se defiende el pirógrafo con forma de cutter como la forma de cortar goma eva ideal, pero como no todos tenemos un pirógrafo corta-goma eva en nuestra casa y de lo que se trata es de ahorrar dinero, os presento las alternativas, que son las que uso yo:
-Cutter. Este es ideal para goma eva más o menos dura, de la que no parece mantequilla, porque esta puede llegar a rasgarse con el paso del cutter y no nos quedaría un corte liso.
-Tijeras. Sé que parece muy sencillo, sé que no da resultados perfectos, sé que muchos cosplayers se tirarían de los pelos si leyeran esta barbaridad y herejía que acabo de poner, pero a mi me funciona (y tengo más bien poca destreza con el cutter). Está claro que los bordes no quedan perfectos, pero la verdad es que no quedan mal, y si luego sabes disimularlos bien... nadie lo nota.

¡Ahora viene la parte interesante!
Porque está claro que la goma eva ya la conocíais, sabéis ya que se necesitan patrones... ¿pero cómo conviertes esos pedazos de goma blandengue en una armadura?
Una vez hayamos montado las piezas de la armadura armados (valga la redundancia) con nuestra pistola de pegamento termofusible (un must en toda casa de cosplayer o crafter), toca la parte dura: y es eso... que se vuelva dura.
[NOTA: Aún no he tenido el placer de probarlo, pero he visto en internet que los cosplayers alisan las juntas de las armaduras con aquaplas y lija para que no se vea que son varias piezas pegadas. A ellos les quedaba muy bien... ¡así que pienso probarlo! Os mantendré informados;))
Aquí tenemos infinidad de opciones (como ya sabréis gracias a San Google), pero yo voy a presentar las cuatro que he probado:
1. Mejunje ArtAttack (como sabréis los que, como yo, no os perdíais a Jordi Cruz por las noches: agua y cola blanca mezcladas a partes iguales) y papel de periódico. Vale... parece muy simple, pero no lo es. ¿recordáis esos castillitos que hacíamos de pequeños con rollos de papel higiénico en los que prácticamente podíamos contar los papeles que les habíamos pegado para reforzarlos? EXACTO. Una armadura en condiciones no tiene siluetas de trozos de papel: ¡son lisas! o en todo caso con abolladuras, pero ¡nunca con papel! ¡nevah! Sin embargo, si usas esta técnica es casi inevitable que sobresalgan un poco, ¡pero no todo está perdido! ¡tiene solución! Esta es mi lita de consejos para tener una armadura top con esta técnica milenaria:

  • No cortes los papeles con tijeras: rómpelos con las manos. A mí por lo menos me da la impresión de que así los bordes son más finos, y por lo tanto se disimulan más que cortados con tijera.
  • Moja bien el papel, así será más "pasta" que "papel", y, por lo tanto, no se notará tanto su forma: será más moldeable.
  • Pon el papel de forma uniforme: que no haya zonas con más papel que otras, y que no queden huecos sin papel.
  • Coloca el papel como un puzzle: tú mismo tienes que ir viendo cómo colocar el papel para que se disimule bien; debes fijarte, no pegarlo a lo loco.
  • Dale una (o dos, o las que hagan falta) capa de cola blanca sin agua cuando se seque: esto alisará la superficie y disimulara la silueta del papel.
  • Juega con las sombras a la hora de pintarlo: sabiendo cómo utilizar los colores puedes hacer cualquier cosa;)
2. Cola blanca. Este ha sido un descubrimiento relativamente nuevo que me ha dejado impresionada (muchas gracias, desde aquí, a la magnífica cosplayer que me lo hizo saber): resulta que, solo con unas cuantas capas de cola blanca, la goma eva se vuelve dura como una piedra. Pero CUIDADO: no vale cualquier cola blanca. Es posible que en vuestro chino de confianza encontréis una buena cola, pero en mi caso no he tenido tanta suerte: cogí una cola que quedaba como blanda cuando se secaba, y solo conseguí que mi armadura pareciese de plastilina. ¡Por eso recomiendo asegurarse una buena cola para que nuestro cosplay quede duro como una piedra!

3. Resina. Os aviso desde ya que la resina es muy traicionera: no solo tarda todo un día (a buena temperatura) en volverse dura, es que además tienes que hacerla tú (que puede pasarte como a mí, que me ha pasado de todo con esta sustancia: que eches demasiada resina y poco catalizador y NUNCA JAMÁS se vuelva dura, o que hagas al revés, y se te endurezca a los 10 minutos, dejándote con un pincel inservible, un recipiente lleno de resina dura y caliente que parezca que vaya a estallar y una armadura con pegotes de resina que se endurecieron mientras la estabas aplicando) y parece muy densa cuando la estás echando, pero mientras se seca eso, al ser líquido, cae, y se endurece con forma de gotitas cayendo de nuestra pieza de armadura o se nos pega al papel o plástico en el que estaba apoyado la pieza. Además, la resina no es completamente dura: si se aplica en una capa más o menos fina es bastante flexible, así que no nos asegura que la armadura esté dura, sino más bien que será resistente. La resina es recomendable, sobre todo, si la vamos a aplicar sobre una pieza de porexpán previamente alisada con lija y aquaplás o similares. IMPORTANTE: Usar guantes, proteger bien los muebles, trabajar y dejar secar en una habitación bien ventilada, y taparse la nariz con mascarilla, un pañuelo o similares para no respirar los gases de la resina. Recomiendo resina Epoxy, que es más flexible y se pega mejor y huele menos que la que es a base de disolvente (poliéster, que, además, podría disolver nuestra armadura).

4. Resina y fibra de vidrio. Así sí. Este ha sido el invento de este año: la fibra de vidrio. Os advierto que es lo más difícil de manejar de todas las técnicas que hemos visto, pero es la que, sin duda, mejores resultados me ha dado. La fibra de vidrio viene en forma de tejido formado por varios hilitos que podemos recortar para darle una forma concreta y pegarla a la goma eva con resina. Es como la versión pro del mejunje Art-Attack y el papel de periódico. ¿Los contras¿ pues todos los de la resina sumados a que esos hilos, al secarse con la resina, se vuelven muy duros, y por lo tanto pinchan (mis manos han sufrido mucho la fibra de vidrio... recomiendo encarecidamente el uso de guantes y una buena mano de lija una vez esté seco. Los resultados valen la pena: os encontraréis con una pieza dura como una piedra, no se deformará ni un ápice una vez esté seca. Lo malo es que se ve el relieve de los hilos, Por ello recomiendo que se ponga la fibra de vidrio solo por la cara que no se vaya a ver (el interior de la armadura, que para mayor comodidad se forrará una vez hecho esto de goma eva o tela) y por la otra se apliquen dos o tres capas generosas de cola blanca.

¡Y eso es todo! Solo quedaría pintar la armadura. Según el efecto que queramos darle utilizaremos unas técnicas u otras (la técnica del pincel seco para dar aspecto de metal antiguo, spray de algún color metálico para dar la sensación de que es un metal nuevo, spray normal para darle un color liso...). Os recomiendo que exploréis los distintos canales sobre cosplay, tutoriales, etc. ya que dan muchísimas técnicas e ideas para pintar nuestras armaduras y ponerles detalles.

¡Uff! ¡Menudo post más largo! Recapitulemos:
-Hay que saber elegir bien el material: goma eva del grosor que prefiramos y porexpán o poliestireno para algunas piezas.
-Hacerse los patrones en papel antes de recortar la goma eva.
-Elegir la herramienta que mejor nos venga y recortar con cuidado.
-Endurecer la pieza según el presupuesto que tengamos y cómo queramos que quede.
-Pintar, utilizar sombras para disimular las imperfecciones, jugar con el volumen...

¡Y nada más! Ojalá esto ayude a almas perdidas como yo en busca de nuevas ideas para mejorar nuestros cosplays sin arruinarnos. ¿Habéis probado estas técnicas? ¿Tenéis más ideas que no se me hayan ocurrido? ¡No dudéis en compartir vuestras experiencias!

Muchas gracias, y si tenéis interés en mis trabajos como cosplayer os invito a visitar el Instagram en el que publico mis trabajos ( @cosplayleague ) o mi Twitter ( @CosplayLeagueBM ).

¡Y a seguir cosplayando! ;)

CeScarlet~

3 comentarios:

  1. Tienes la resina ECROS que deja una pieza muy resistente,reforzadas con fibra de vidrio.NO ES TOXICA y limpias los utensilios con agua.SIN DISOLVENTES.sencillo trabajo.puedes verla en www.siliconaparamoldes.net.hay hay videos en Youtube en Luis idepo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar